El infierno es real y está cerca

El infierno existe y está aquí al lado. Tiene cara, tiene nombres y apellidos. Un infierno que castiga con una dureza extrema, que es injusto y que discrimina a placer. El infierno es cruzar el Mediterráneo en un ‘dingui’ porque resulta que “el mar es más seguro que la tierra”; es vivir una guerra que no has provocado, que no has buscado y que te lo ha robado todo; es malvivir rodeado de enfermedades, miseria, sed, hambre y muerte. El infierno es ver desaparecer tu identidad, ver cómo te roban  la dignidad, el derecho a vivir y tu humanidad.

Por favor, piensa por un segundo en tus pesadillas. ¿Alguna vez has soñado que te perseguían, que te morías, que tenías una enfermedad grave, que mataban a un ser querido, que te caías al vacío, que te ahogabas? ¿Recuerdas el pánico y el inmenso dolor que sentiste? Por suerte, solo fue una pesadilla que apenas duró un instante; algo efímero que forma parte del olvido en cuanto te das cuenta de que solo ha sido un sueño en tu cama, en tu casa y de que estás vivo y a salvo. Por desgracia, para otro ser humano no es una pesadilla, es su realidad, su vida, su día a día.

libia-crepuscle-del-califat_1668443260_34617781_1500x1002

Foto: Ricard García Vilanova

#Astral es el fiel reflejo de la vida de millones de seres humanos que se diferencian del resto por una mera casualidad: ser ellos y no nosotros. Algo tan inexplicable y simple como eso. Algo que ignoramos a diario y que mata, les mata. “Espero mucho de Europa”, decía una de las rescatadas en el documental. Yo también esperaba mucho de Europa, mucho más. Porque como dice Óscar Camps, Fundador de Proactiva Open Arms ONG, el hecho de que exista una misión como la del Astral, significa que “alguien no está haciendo los deberes”.

aksfjas

Me pregunto cómo podemos vivir tranquilamente sabiendo que estamos negando a otras personas el derecho más básico, el de vivir. Solo porque podemos, porque nos basamos en una realidad inventada que tenemos el privilegio de vivir por haber nacido en Europa y no en Libia, Siria, Uganda, Nigeria…

ajsfakjsf

fb_img_1458194260220Somos tan grandes que decidimos quién vive y quién muere, que decidimos quién merece nuestra atención y quién no. Europa, ese continente de ensueño que se ha llevado un Nobel de la Paz. La misma Europa que ha cerrado las puertas a los refugiados que se cuentan por miles y que se ven entre la espada y la pared, entre la guerra y el terrorismo, y la intolerancia y el rechazo. La misma Europa que habla de unir estados mientras se niega rotundamente a abrir sus fronteras. Una Europa que prometía soluciones y que no solo no las ha dado sino que además ha eludido con total impunidad su responsabilidad.

Qué fácil es olvidar el pasado, qué pronto se nos olvida de dónde venimos. Claro que una vida nuestra, no vale lo mismo que una suya. Sus muertes se cuentan por miles (más de 3.500 personas han perdido la vida en el mar en lo que va de año), pero no son suficientes. ¿Hasta dónde vamos a llegar? ¿Hasta cuándo?

twit-1

¿Qué les diremos a nuestros hijos el día de mañana? ¿Quién confesará que no hemos sido héroes, sino verdugos? “Los que pueden hacer algo no lo hacen”, “claro, esto es muy triste, ¿pero cómo lo solucionamos?”, “si tanta pena te dan, acógelos tú”… El discurso raído, inhumano y ruin. La excusa fácil para seguir mirando a otro lado porque siempre será mejor mantener todos y cada uno de nuestros privilegios que bajar un escalón para ayudar a quien verdaderamente lo necesita. Porque recuerda: “vienen a robarte el trabajo”, “son terroristas”, “tendrán los mismos privilegios que tú sin haberlos merecido”. Nuestro miedo a vivir peor, frente a su miedo a vivir así.

#Astral desmiente el discurso tradicional y demuestra que siempre se puede hacer algo, que este no es el camino y que tenemos la obligación de cambiar su realidad. ¿Por qué? Porque sí. Así de sencillo. Porque no podemos dejar que el mayor gesto de humanidad venga de un niño rescatado que comparte lo único que tiene. Un gesto que no puede expresar más con menos, que demuestra más amor y compasión en un instante de lo que demuestra el resto del mundo a diario.

sin-titulo

No se trata de ellos o de nosotros. Se trata del ser humano como única especie y del mundo que queremos y del que heredarán nuestros hijos. Hazte un favor y háznoslo a todos: ve Astral. Míralo con atención, recapacita y revisa tu discurso. Si sigues sin sentir remordimientos, tengo una mala noticia: no eres humano, no eres buena persona y no debes sentirte orgulloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s